image-1
Nuria del Toro

He estudiado medicina en Sevilla y me he especializado en nefrología en el hospital Virgen Macarena, también en Sevilla. Trabajé siete años en el hospital y después decidí dedicarme a la hemodiálisis en centros concertados, donde llevo trabajando 11 años.

Las personas que reciben tratamiento con hemodiálisis acuden al centro tres días a la semana para recibir tratamiento durante varias horas y el trabajo en estos centros nos permite al personal sanitario realizar un acompañamiento de la persona y de la enfermedad que va mucho más allá de la prescripción de medicamentos o la programación de una máquina. La cantidad de horas que pasamos juntos nos permite atender otros aspectos de la persona, escuchar y, como digo, acompañar en un sentido más amplio. Creo que esto es lo que me llevó a elegir este tipo de trabajo.

Personalmente hace años que inicié un proceso de psicoterapia por la necesidad de comprender ciertos síntomas y que me ha ayudado tanto a conocerme a mí misma y a crecer como a poder escuchar y atender emocionalmente a mis pacientes con un mayor grado de comprensión y menor ansiedad por el contacto con las situaciones que están viviendo.

Como mis compañeras de este centro Yoestoy, comparto una visión de la enfermedad que incluye aspectos físicos, emocionales y trascendentales que se van dando de forma simultánea y que siento que no puedo cubrir desde mi profesión. De ahí que hayamos buscado la formación de un equipo multidisciplinar que pueda ofrecer a la persona con enfermedad un cuidado global que esperamos que sirva de ayuda.